viernes, 15 de diciembre de 2017

“En la madrugada” Cuentos Sombríos




“En la madrugada”
de: Cuentos Sombríos "50 Cuentos de terror"



Recuerdo que aquella noche me recosté en la cama, sintonicé la radio novela de la diez como todas noches, eran los últimos capítulos, siempre tejía escuchando  el programa cómodamente en mi cama, hacía cuatro noches que había enterrado a mi amado esposo, aún no lograba conciliar el sueño y mucho menos pasar mis noches sin su presencia después de haber estado casada durante treinta años, lamentablemente no tuvimos hijos y cada día me siento más sola, aún las almohadas conservan su perfume, recuerdo que me dormí cuando comenzó el himno nacional en la Am, casi siempre me dormía escuchando la radio para no sentirme sola. El timbre de la calle me despertó, miré el reloj en la pared, eran las 4 de la madrugada  ¿Quién podría llamar a esta hora?  Bajé lentamente las escaleras, a esta edad tan entrada uno pierde un poco la movilidad física, me dolían las rodillas desde hacía días, noté que la puerta se sacudía un poco, ahora golpeaban con los puños desesperadamente, eso me asustó, entonces me paré junto a la puerta,
- ¿Quién es?- Pregunté asustada con la voz temblorosa.
- Abran por favor es urgente.- Me respondió una trémula voz suplicante y femenina.
No supe bien que hacer, seguramente era alguna mujer a la que perseguían o querían robar, la calle está cada vez más peligrosa, pensé que si la dejaba entrar para que se resguardara podrían ingresar a mi casa también. Entonces intente llamar al 911 pero el teléfono no tenía línea, mientras tanto la voz del otro lado de la puerta repetía ahora gritando con desesperación – Abra señora, abra la puerta. - Di vuelta la llave y exclamé, -¡Entre rápido!
Era una mujer joven de cabello largo, llevaba puesto lo que parecía un vestido de luto,
- ¿Qué le ocurrió señorita? - Le pregunté.
-  Ya estoy bien, necesito llamar a un taxi, muchas gracias por abrir, me hizo las cosas más fáciles.- Dijo ella.
- ¿Desea una taza de té? El teléfono no funciona, pero puede pedirle algún vecino que llame a un taxi.- Le dije, la mujer se sentó en el sillón del living.
- ¿En qué puedo ayudarla?.. ¿Qué fue lo que le ocurrió que llamó con tanta desesperación a mi puerta?- Pregunté.
- Usted me ha llamado a mí, yo caminaba por las calles como cada noche y escuché su voz cuando me encontré fuera de su casa.- Me dijo.
- Escúcheme bien señorita si esto es una especie de broma de mal gusto le pido que se retiré en este momento de mi casa.- Dije molesta
- Suplican por mi presencia y acuden a mí pidiendo consuelo y luego me tratan con malos modales, sepa usted que no es mi culpa lo que sucedió con su marido.- Dijo ella.
- Necesito que se marché ya de mi casa no es bienvenida ¿Qué sabe usted de mi marido? ¡Fuera!- Grité.
- Su marido murió de un infarto hace cuatro noches, la conozco muy bien…Debo decirle algo muy importante Antonia. - Dijo ella con su rostro apacible.
- ¿Cómo sabe usted mi nombre? No la conozco.- Le dije.
La mujer sonrió,
- ¿Es que no se da cuenta? es su hora vine a buscarla.- respondió ella, su risa inundó de terror el fondo de mi alma, entonces subí las escaleras mirándola de a ratos, cuando llegué a los alto, la mujer dijo en voz muy alta,
- No sienta miedo dulce anciana.-  
Recorrí el pasillo que se comunicaba con mi cuarto,  cuando ingresé a mi habitación vi mi cuerpo, estaba acostada boca arriba y mis ojos estaban abiertos, había muerto casi sin darme cuenta, junto a  la cama el frasco vacío de píldoras, no podía seguir viviendo sin mi amado esposo y la muerte tocó mi puerta esta noche.

lunes, 11 de diciembre de 2017

"La Hora Muerta" de Cuentos Sombríos


La Hora Muerta
 De: Cuentos Sombríos
50 Cuentos de terror

Miró su reloj pulsera, eran las diez de la noche, encendió el televisor y se sentó a ver las noticias, después de una deliciosa cena comprada en el restaurante de la esquina, Tomás brindó alzando la copa en alto observándose al espejo, -“Feliz Navidad Tomás” se dijo, luego lleno el plato con leche de su mascota mientras que su único compañero maullaba a su alrededor frotando su lomo contra sus piernas para que le diera de comer, Tomás se inclinó y acarició la cabeza de su gato, caminó luego por la casa vacía hasta que decidió entonces sentarse en el sofá para ver la cuenta regresiva por el canal nacional, la noche buena y la navidad eran fechas que él detestaba, se había casado el 24 de diciembre de 2003 y su esposa lo había abandonado el 25 de diciembre tres años después de contraer matrimonio porque él le era infiel. Terminó una botella de sidra de fresa, pero no conforme con esto se preparó un vodka tonic, se quitó los zapatos en la cocina y regresó a la comodidad del sofá llevando su bebida preferida y un trozo de pan dulce, los vecinos ya habían comenzado a lanzar petardos y cañitas voladoras, se puso de pie y cerró las cortinas, en algunas casas las personas ponían música a todo volumen, esto lo fastidió, se recostó sobre el sofá, mientras miraba una película sus parpados lo vencían y le ganaba la partida el sueño.

A las tres de la madrugada un sonido lo despertó, en la oscuridad abrió los ojos, miró su reloj pulsera marcaban las 3:03 de la madrugada, se llevó las manos hacia los ojos para frotárselos, se sentó, bostezó con toda la boca abierta y volvió a escuchar aquel sonido, era como si alguien estuviera golpeando muy despacio la puerta, seguido una voz exclamó –“Necesito ayuda” aquella suplicante voz femenina logró arrancarle la borrachera. Lo primero que hizo fue cubrirse la boca con ambas manos, pensó en que quizás era una broma de mal gusto, y dudo en acudir, volvió a recostarse. La voz volvió a exclamar –“Ahí viene por favor ayúdenme” Tomás caminó con pasos lentos en dirección a la puerta, en la oscuridad se tropezó con su gato sin caer al suelo aunque en el tambaleo lanzó al suelo uno de los cuadros colgados en la pared,
- Se que está ahí…  ¡Por favor! Dijo la voz.
Tomás llegó a la puerta, observó por la mirilla y vio a un hombre vestido con tapado negro cruzar el jardín delantero, la mujer que pedía ayuda gritó con todas sus fuerzas – “Va a matarme”. Tomás tembloroso tomó las llaves e intentó colocarla en la cerradura, fue entonces que los gritos desgarradores de la mujer comenzaron a aumentar, estaba siendo atacada del otro lado de la puerta, Tomás corrió al teléfono para llamar a la policía, pero no estaba en la mesa lo había lanzado al suelo cuando se tropezó con su gato, lo buscó en las penumbras mientras que la mujer gritaba y suplicaba auxilio, cuando logró encontrar el teléfono notó que el cable estaba roto, los gritos cesaron.
Ahora reinaba un silencio nefasto y escalofriante, fue hasta la puerta, no se escuchaba nada, posó su ojo en la mirilla,  no había nadie, tomó las llaves y las colocó en la ranura, ¿Cómo era posible que ningún vecino hubiera llamado a la policía? pensó en que quizás el asesinó aún estaba ahí del otro lado y dudo unos segundos en abrir, pero posiblemente la mujer seguía con vida, suspiró hondamente y al fin abrió la puerta, una mujer de mediana edad cayó desplomada boca abajo junto a él, su cabello rubio estaba rojo, su cuerpo semidesnudo estaba salvajemente acuchillado, Tomás se inclinó, tomó su muñeca inerte para verificar si estaba viva, ella no tenía pulso, cuando alzó su mirada notó a un hombre con tapado negro correr hacia él por el jardín, intentó cerrar la puerta pero el cuerpo de la mujer no lo dejaba, entonces la empujó hacia afuera y cerró con fuerza, el asesino golpeaba con fuerza intentando derribar la puerta, - “Abre maldita sea” Gritó el asesino.
Tomás encendió la luz y corrió a la cocina donde tomó el cuchillo con el que había cortado un trozo de pan dulce para defenderse, el hombre dejó de golpear, la luz se cortó repentinamente en la casa dejándolo vulnerable ante la oscuridad.
Tomás caminó por la casa buscando su teléfono celular, lo había dejado seguramente en el sofá, tanteando los muebles logró sentarse, en el silencio absoluto y en la más completa oscuridad escuchó – “Necesito ayuda” Tomás se exasperó. Con la luz de su móvil iluminó la sala, no había nadie, una respiración junto a él lo sobresaltó, no quería iluminar hacia allí, sabía que alguien estaba sentado a su lado, lo sintió en los cojines, tomó valor para iluminar su costado, y al hacerlo había una mujer rubia completamente ensangrentada sentada a su lado que lo miraba entre su cabellos ensangrentado que cubría su rostro – “Ayuda” Exclamó, el teléfono se le cayó de las manos, se levantó del sofá e intentó correr pero tropezó, la mujer se acercaba cojeando y estirando sus brazos repitiendo sollozante -  “Tomás Ayuda”. Ella en cada paso que daba dejaba huellas de sangre, Tomás preso del pánico la observaba desde el suelo iluminándola con su teléfono móvil mientras intentaba llegar a la puerta, donde se desmayó.

Tomás abrió los ojos y se incorporó con rapidez en el sofá, entendió que lo ocurrido había sido una pesadilla, la casa estaba en silencio, entonces volvió a recostarse. A las tres de la madrugada un sonido lo despertó, en la oscuridad abrió los ojos, miró su reloj pulsera marcaban las 3:03 de la madrugada, se llevó las manos hacia los ojos para frotárselos, se sentó, bostezó con toda la boca abierta y volvió a escuchar aquel sonido, era como si alguien estuviera golpeando muy despacio la puerta, seguido una voz exclamó–“Necesito ayuda” aquella sollozante voz femenina logró arrancarle la borrachera y le resulto familiar, ¿Acaso estaba teniendo nuevamente la misma pesadilla?
Lo primero que hizo fue cubrirse la boca con ambas manos, pensó en que quizás el sueño continuaba, dudo en acudir al llamado de la mujer que pedía ayuda, volvió a recostarse, abría y cerraba los ojos para despertar, la voz volvió a exclamar –“Ahí viene por favor ayúdenme” Pero Tomás no quería moverse del sofá, se cubrió los oídos con las manos y se inclinó apoyando su cabeza en las rodillas, la mujer que pedía ayuda gritó con todas sus fuerzas – “Va a matarme”. Tomas tembloroso en su posición apretó los ojos, los gritos desgarradores de la mujer comenzaron a aumentar, estaba siendo atacada del otro lado de la puerta, Tomás entonces se levantó del sofá e intentó correr al teléfono para llamar a la policía y así poder ayudarla, pero se  tropezó con su gato lanzando al suelo un cuadro en el tambaleo por no caer, la mujer gritaba y suplicaba ayuda, cuando logró encontrar el teléfono notó que el cable estaba roto, los gritos cesaron.
Ahora reinaba un silencio nefasto y escalofriante, fue hasta la puerta, no se escuchaba nada, posó su ojo en la mirilla,  no había nadie, tomó las llaves y las colocó en la ranura, ¿Cómo era posible que ningún vecino hubiera llamado a la policía? Se preguntó, pensó en que quizás el asesinó aún estaba ahí del otro lado y dudo unos segundos en abrir, recordó su sueño, no abrió la puerta sólo fue en busca de su teléfono móvil, - “Abre maldita sea” Gritó el asesino, mientras golpeaba con fuerza intentando derribar la puerta.
Tomás corrió por toda la casa encendiendo las luces, en la cocina tomó el cuchillo con el que había cortado un trozo de pan dulce para defenderse, el hombre dejó de golpear, la luz se cortó repentinamente en la casa dejándolo vulnerable ante la oscuridad.
Tomás caminó usando su teléfono celular como linterna,  tanteando los muebles logró sentarse, en el silencio absoluto y en la más completa oscuridad escuchó – “Necesito ayuda” Tomás se exasperó. Con la luz de su móvil iluminó la sala, no había nadie, una respiración junto a él lo sobresaltó, no quería iluminar hacia allí, sabía que alguien estaba sentado a su lado, lo sintió en los cojines, tomó valor para iluminar su costado, había una mujer rubia completamente ensangrentada sentada a su lado que lo miraba entre sus cabellos ensangrentados que cubría su rostro – “Ayuda” Exclamó, Tomás no movió ni un solo musculo la miró a los ojos por unos segundos, ella exclamó “Tomás Ayuda” se inclinó  y vomito sangre  sobre las piernas de Tomás,  el teléfono se le cayó de las manos, se levantó del sofá e intentó correr pero se desmayó.

Tomás abrió los ojos y se incorporó con rapidez en el sofá, entendió que lo acontecido no podía ser una pesadilla, podía escucharse que los vecinos aún escuchaban música, entonces volvió a recostarse miró su reloj pulsera eran la una de la madrugada, tenía pánico, no deseaba dormirse, fue a su habitación y buscó el palo de beisbol, lo dejó junto al sofá y puso la televisión a todo volumen. Miró su reloj pulsera eran las 2:53 de la madrugada, sonrió y se hecho sobre el sofá, el sueño venció su voluntad pese a sus esfuerzos. 
A las tres de la madrugada un sonido lo despertó, en la oscuridad abrió los ojos, miró su reloj pulsera marcaban las 3:03 de la madrugada, se llevó las manos hacia los ojos para frotárselos, se sentó, bostezó con toda la boca abierta y volvió a escuchar aquel sonido, era como si alguien estuviera golpeando muy despacio la puerta, seguido una voz exclamó–“Necesito ayuda” aquella suplicante voz femenina logró arrancarle la borrachera y le resulto familiar, entendió que no era una pesadilla, lo que estaba sucediéndole era real, lo primero que hizo fue cubrirse la boca con ambas manos, esta vez no acudiría al llamado suplicante de la mujer que iba a ser apuñalada, la dejaría morir y no prestaría atención a lo que afuera sucedía,  el palo de beisbol no estaba donde lo había dejado, la voz volvió a exclamar –“Ahí viene por favor ayúdenme” Pero Tomás no quería moverse del sofá, se cubrió los oídos con las manos y se inclinó apoyando su cabeza en las rodillas, la mujer que pedía ayuda gritó con todas sus fuerzas – “Va a matarme”. Tomás en su posición apretó los ojos, los gritos desgarradores de la mujer comenzaron a aumentar, estaba siendo atacada del otro lado de la puerta, él sabía que alguien la estaba apuñalando, Tomás entonces se levantó del sofá caminó muy despacio en dirección a la puerta, el gato se cruzó en su camino, pero esta vez no tropezó con su mascota, el cuadro en la pared se cayó solo al igual que el teléfono, la mujer gritaba y suplicaba ayuda, Tomás fue en busca de su teléfono móvil con toda paciencia, los gritos cesaron.
Ahora reinaba un silencio nefasto y escalofriante, fue hasta la puerta, no se escuchaba nada, posó su ojo en la mirilla,  no había nadie, tomó las llaves y las colocó en la ranura, el asesinó aún estaba ahí del otro lado, él lo sabía, sabía todo lo que pasaría, Tomás comenzó a reír como orate  - “Abre maldita sea” Gritó el asesino, el asesino golpeaba con fuerza intentando derribar la puerta, Tomás continuaba riendo.
Tomás no encendió las luces, de todas formas la electricidad iba a cortarse en la casa, fue hasta el sofá y espero, en el silencio absoluto y en la más completa oscuridad esperó has que escuchó – “Necesito ayuda” sabía que ella estaba sentada a su lado, lo sintió en los cojines, la iluminó con su teléfono móvil utilizándolo como linterna, la mujer completamente ensangrentada sentada a su lado lo miraba por entre sus cabellos ensangrentados que cubría su rostro – “Tomás Ayuda” Dijo ella y se inclinó vomitando los pies de Tomás, -No puedo ayudarte ya estas muerta.- Susurró tristemente él, ella le señaló la puerta, Tomás se levantó del sofá y caminó hasta allí, su pie desnudo chocó con el cuadro en suelo, lo levantó para iluminarlo con su teléfono celular, pero antes la observó a ella, luego miró el cuadro, era una fotografía típica de bodas, Tomás de esmoquin y su esposa con aquel hermoso vestido blanco, detrás de ellos un árbol de navidad puesto junto al pesebre en la iglesia donde se casaron, en un costado de la fotografía una fecha “ 24 de diciembre de 2003”  Tomás dejó caer el cuadro y la observó, la mujer rubia ensangrentada había sido su adorada esposa, asustado giró la llave para salir de la casa, se sentía aturdido al abrir la puerta  frente a él estaba el asesinó sosteniendo en su mano el cuchillo ensangrentado, Tomás lo observó por unos segundo, fue como verse en un espejo un tiempo atrás, el 25 de diciembre  de 2006 cuando su esposa intentó abandonarlo, corrió y junto al sofá estaba el diario, lo tomó y leyó “el 25 de diciembre no es navidad para las familias de Tomás y Ana, se cumplen seis años del trágico homicidio y suicidio de la pareja, sus padres piden a los vecinos que asistan a la misa por el descanso de sus almas”… Tomás al terminar de leer se desmayó.

A las tres de la madrugada un sonido lo despertó, en la oscuridad abrió los ojos, miró su reloj pulsera marcaban las 3:03 de la madrugada, se llevo las manos hacia los ojos para frotárselos, se sentó, bostezo con toda la boca abierta y volvió a escuchar aquel sonido, era como si alguien estuviera golpeando muy despacio la puerta, seguido una voz exclamó–“Necesito ayuda” aquella suplicante voz femenina logró arrancarle la borrachera…



domingo, 3 de diciembre de 2017

Ahora podes leer mi novela Gótica Ángeles de la Muerte ¡Gratis!




Ahora podes leer y descargar mi novela Gótica ¡Gratis! 

Despues de agotar la tercera edición del libro decidí subirlo gratis para todas aquellas personas que no pudieron adquirirlo ya que Gótica Ángeles de la Muerte, fue editado de manera independiente únicamente en Buenos Aires. Argentina. La primera y segunda edición se realizo 100% Artesanal en el año 2009 hasta 2015. Cuatro de sus relatos fueron acreedores de diplomas y menciones en diferentes concursos literarios en el año 2007. 
Espero que disfruten de la lectura, agradeciera enormemente sus comentarios. Les deseo unas eternas lunas.

L.C.D



Sinopsis 

Gótica "Ángeles de la Muerte" es una novela escrita en cuentos de terror y relatos góticos, cada cuento y cada relato, crea y da “vida”, a los personajes principales.
La vida de Helena era normal, hasta que una noche de lluvia se cruza en una esquina con un extraño hombre que la exige pagar una deuda de su difunto padre, pero no se trata de pagar con dinero sino de pagar con su propia alma, Helena no puede negarse a saldar aquella vieja deuda que le heredaron y debe elegir si vivir o morir. "Gótica" fue una escritora que por amor se entregó a la muerte, nos cuenta a través de sus escritos como fue su vida en el mundo humano y como es ahora en el reino de los muertos, donde está condena a escribir eternamente, donde convive con diversas criaturas nocturnas, como llegó a ser un ángel de la muerte. Unos apasionados relatos de terror, estructurados, en base a la oscuridad y el silencio y que le da vida a aquellos paisajes y personajes que habitan en un “oscuro mundo inmortal” el inframundo, un universo paralelo donde se determina a donde pertenece cada alma que ha transitado ya su paso por la vida humana. Gótica nos narra sus historias sobre la vida y la muerte, sobre el bien y el mal, desde un lugar donde todo se intercepta para destino final de las almas, del cielo o el infierno, Nos cuenta como es "La Muerte", y todos sus niveles jerárquico.
Unos relatos para reflexionar y profundizar en el mundo de la literatura gótica Argentina, un punto de vista diferente y fresco de lo que es la literatura de terror de nuestros tiempos, con intrigas y finales inesperados, con ese toque genuino y sensualmente oscuro que es la literatura gótica.







viernes, 1 de diciembre de 2017

La leyenda de Grýla "Monstruo Navideño"


Grýla es uno de los Monstruo s más temidos por niños en navidad, es uno de los seres folclóricos más antiguos, si no el que más, de la mitología islandesa. Un gigantesco y terrorífico monstruo que vive en las montañas de Islandia, que en Navidad coge su saco y baja a los pueblos en busca de niños que se hayan portado mal.
La leyenda de Grýla se ha utilizado para asustar a los niños islandeses durante siglos…
 Los niños islandeses saben  que deben portarse bien durante todo el año o de lo contrario podrían acabar siendo la cena de Grýla, una gigantesca criatura mitad troll mitad animal que cada año, y únicamente por  navidad, baja de la cueva donde habita para secuestrar y guardar en su saco a todos los niños que han sido desobedientes.
A pesar de que pasa la mayor parte del tiempo en la montaña, donde se esconde en una cueva imposible de localizar, es capaz de distinguir que niños han tenido un mal comportamiento y cuáles han sido obedientes a quienes la Grýla los ignorará totalmente, e incluso aunque entre en sus casas a buscar a alguno de sus hermanos, nunca los tratará de atrapar ni los devorará, porque fueron obedientes.
Esta criatura que a veces es descrita como una ogresa, otras como un gigante y en algunas ocasiones se afirma que tiene sangre de trol, tiene un gusto especial por los niños que se han portado mal, ya que al parecer tienen un mejor sabor. Una vez que los detecta no duda en devorarlos vivos en sus camas si tiene demasiado hambre, aunque habitualmente  lo que suele hacer es guardarlos en un saco para llevarlos a su guarida donde los cocina vivos para hacer un rico estofado que se comen ella, su mascota y su marido.
Por este motivo se recomienda a los niños que se arrepientan de corazón por todo el mal que han hecho y todas las veces que han desobedecido a un adulto. Ya que si Grýla los mete en el saco, la única forma que tendrán de escapar, será llevar un objeto punzante o una pequeña navaja escondida con la que hacer un agujero en el saco por el que poder huir y de esta forma salvar la vida, si ella no logra alcanzarlos nuevamente.
Grýla ha atormentado a los niños en Islandia desde hace cientos de años y su nombre ya se menciona en la Saga Íslendiga y la Saga Sverre que datan del siglo XIII. Si bien no fue hasta el siglo XVII cuando se asoció su figura con la Navidad. Es tanto el temor que tienen los niños islandeses a esta criatura que en 1746 se declaró un decreto que prohibía aterrorizar a los niños  con Grýla.
Los padres islandeses advierten también sobre el gato Yule, si se portan mal este gato visitará para ser sacrificados y utilizados de alimento para criaturas del infierno, aunque este Gato no solo ataca a niños sino a todos, grandes y niños.
La leyenda de Grýla aparece en muchas historias, poemas, canciones y obras de teatro islandesas, y aunque en algunas de dichas historias Grýla muere al final, sigue aterrorizando a niños en la actualidad.
Grýla se casó tres veces, y se dice que su tercer marido, Leppalúði, se fue a vivir con ella a una cueva en los campos de lava de Dimmuborgir, con sus trece hijos, los 13 Jólasveinar y el gran Jólaköttinn. En 1746 se declaró un decreto público que prohibía el uso tanto de Grýla como de los Jólasveinar para aterrorizar a los niños.

La leyenda de Grýla aparece en muchas historias, poemas, canciones y obras de teatro islandesas, y aunque en algunas de dichas historias Grýla muere al final, sigue aterrorizando a niños en la actualidad. Curiosamente, en el 2010 un diario digital satírico estadounidense, The Onion, culpaba a Gryla de la Erupción del Eyjafjallajökull.



“Los 13 hijos de Gryla” Jólasveinar



Los Yules Lads, o los chicos Yule son trece trolls, hijos de Gryla, que a diferencia de su madre no comen carne humana, pero si castigan a los niños que se portan mal además de mover cosas de lugar o robarlas. Actualmente estos seres se han convertido en la versión islandesa de Santa Claus y dejan regalos a los niños en sus zapatos durante las últimas trece noches antes de la víspera de Navidad. Cada noche, un muchacho Yule visita a cada niño, dejando regalos o patatas podridas, en función de su conducta durante todo el año.
Los Jólasveinar se originan en el folclore islandés. Al principio, su número y representaciones variaban mucho dependiendo de la ubicación. En cada región podían ser desde simples bromistas a monstruos homicidas que comen niños. En 1932 el libro de poesía “Jolin Koma” también incluía un poema dedicado a ellos, el poema “Jólasveinarnir”. El poema reintrodujo en la sociedad islandesa el folklore Yuletide y estableció lo que ahora se considera los canónicos trece Yule Lads, sus personalidades y la conexión a otros personajes folclóricos (Gryla y el Jólaköttinn).
Este  “monstruos de la Navidad” nos recuerdan que siempre hay momentos oscuros.


sábado, 18 de noviembre de 2017

La leyenda de "El Holandés Errante" El Barco fantasma


Probablemente alguna vez escuchaste  hablar del Holandés Errante, sobre todo después de verlo surgir del mar en la película  Piratas del Caribe. Pero este barco fantasma es conocido también por su leyenda, por difundir  terror en los mares.
Las versiones de esta  leyenda son innumerables, pero la original comenzó con el capitán de un barco holandés, un capitán burgués de Holanda llamado Willem van der Decken, quien según nos cuenta la leyenda, hizo un pacto con el diablo para poder surcar siempre los mares sin importar los retos naturales que pusiera Dios en su travesía. Pero Dios,  les da castigo lo condena a navegar eternamente sin rumbo y sin tocar tierra, por lo que recibe el nombre de “Holandés Errante”.
De acuerdo con ciertas fuentes, el capitán holandés Bernard Fokke (del siglo XVII) sirvió de modelo para el comandante del buque fantasma. Fokke fue célebre por la extraña velocidad de crucero que alcanzaba en las travesías entre Holanda y Java, por lo que se sospechaba que había firmado un trato con el demonio. En algunas versiones holandesas del mito, el capitán recibe el nombre de Falkenburg.
Marryat, en su versión, le da el nombre de van der Decken (que significa, en cubierta), y recibe el de Ramhout van Dam en la versión de Washington Irving
Asimismo se dice que éste juró, de cara a una tormenta, que no daría marcha atrás hasta doblar el cabo de Buena Esperanza, aunque le tomase hasta el día del Juicio Final hacerlo. Se ha hablado también de un horrible crimen cometido a bordo del barco e incluso de una terrible epidemia que infectó a la tripulación, a la que por ese motivo no se permitió desembarcar en ningún puerto, siendo condenados desde entonces, barco y marineros a navegar eternamente, sin posibilidad de pisar tierra. En cuanto a las fechas en que ocurriría, se ha hablado de 1641 y de 1680.
 A medida que los marineros se ven absorbidos por los poderes viciosos del Holandés Errante, se vuelven malévolos, tal como hemos podido ver en la conocida saga de Hollywood, la idea de este buque no surgió de la mente de los guionistas, sino que se vieron inspirados por la verdadera leyenda marina. Según los relatos, el Holandés Errante  es un barco fantasma condenado a navegar por los mares y océanos abiertos hasta el infinito, sin poder volver nunca más a casa. El mito se remonta al folclore náutico del siglo XVII, fuertemente nutrido por creencias supersticiosas de todo tipo entre los marineros. Los primeros documentos escritos del buque datan del siglo XVIII, aunque las supuestas observaciones fueron bien informadas durante la mayor parte de los siglos XIX y XX. La mayoría de los informes afirmaban que su aspecto era inusual, ya que siempre brillaba con una especie de luz fantasmal. Verlo se consideraba como el peor augurio de todos, y dicha creencia persistió durante bastante tiempo. 
 La primera referencia impresa del famoso barco se puede ver en“Viajes en varias partes de Europa, Asia y África durante una serie de treinta años en adelante”, publicado en 1790 y atribuido a John MacDonald, donde se lee un pasaje en uno de sus capítulos: “El clima fue tan tormentoso que los marineros dijeron haber visto al Holandés Errante. La historia común es que este Holandés llegó al Cabo en peligro por el clima y quería llegar al puerto, pero no pudo conseguir que nadie la condujera y se perdió, y desde entonces, cuando el clima es muy malo, aparece su visión”. Otra referencia literaria puede consultarse en “A Voyage to Botany Bay” de 1795, escrita por una notable mujer de la alta sociedad londinense del siglo XVIII conocida como George Barrington. Recuerda una historia similar a la de MacDonald, y agrega que solía escuchar esta superstición de los marineros que eran propensos a mencionar las fatalidades y apariciones relacionadas con el barco. A medida que Barrington vuelve a contar la historia de una fragata holandesa perdida frente al Cabo de Buena Esperanza, concluye que la narración se difundió rápidamente y se hizo conocida entre los navegantes. El buque legendario también aparece en “Scenes of Infancy”, escrito por el orientalista escocés John Leyden, un contemporáneo de Barrington, que describiría al Holandés Errante como una “superstición común de marineros”. Sus relatos afirman que el barco fantasma fue visto con mayor frecuencia en la costa sur de África, donde los “huracanes son introducidos por la aparición de una nave espectral, denominada como Holandés Errante”. 
El 11 de julio de 1881 el Rey Jorge V de Reino Unido, por aquel entonces príncipe y enrolado como cadete de la Marina Británica en el HMS Inconstant realizó una anotación en el cuaderno de bitácora cuando se encontraban a la altura de la costa australiana, en el que indicaba:
“A las 4 de la mañana el holandés errante cruzó ante nuestra proa. Emite una extraña luz fosforescente En medio de esa luz se dibujaban claramente los palos, las vergas y las velas. Está ahora a 180 metros de distancia y ha ido apareciendo cada vez con mayor claridad desde que surgió a babor, donde también ha sido visto por el oficial de guardia. La noche es clara y el mar está calmo”

 Muchos han intentado encontrar una explicación lógica a todas estas historias, además del motivo de la condena de la embarcación. Algunos han explicado que la tripulación del barco fue maldecida debido a las graves acciones criminales llevadas a cabo a bordo, incluidos asesinatos y piratería. La gente también se ha preguntado quién podría ser el capitán de dicha nave, de ahí la famosa cita de la película: “El Holandés debe tener un capitán”. Los relatos históricos sugieren una persona histórica, un hombre holandés nacido en Frisia en el siglo XVII llamado Bernard Fokke, que navegó por los mares en busca de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales. Fue bien conocido por la increíble velocidad con la que completaba sus viajes desde los puertos hasta Java, Indonesia. En un caso de 1678, según los informes, viajó dicha distancia en no más de 3 meses y 10 días para entregar una pila de cartas al gobernador holandés. Eso condujo a la sospecha de varias personas de que el capitán era ayudado por el Diablo. Se han supuesto muchos avistamientos del barco condenado; El escritor Nicholas Monsarrat, conocido por su libro “The Cruel Sea from 1951”, aparentemente fue testigo del fenómeno en el Pacífico, mientras servía como oficial de la Royal Navy durante la Segunda Guerra Mundial.
 Tal vez uno de los informes más destacados de todos fue el realizado por el Príncipe Jorge, el futuro Rey Jorge V, cuando estuvo llevando a cabo un viaje de tres años acompañado de su hermano mayor, el príncipe Alberto Víctor (conocido como David, el rey Eduardo VIII). El registro de la realeza data del hecho de avistar al Holandés Errante el 11 de julio de 1881. Según los informes, el incidente ocurrió frente a la costa australiana, en medio del Estrecho de Bass, entre Melbourne y Sydney. Al parecer, el barco fantasma apareció con una luz extraña roja brillante. Cuando el buque del príncipe se acercó al lugar donde supuestamente debía estar, no quedaba rastro de él en ninguna dirección, pese a que la noche era clara y el mar estaba en calma. El Holandés Errante siguió siendo un misterio inexplicable entre los marineros de todo el mundo, al menos, hasta el momento en que muchas personas trataron de encontrar una manera de explicar el misterio de acuerdo a la óptica y algo de ciencia. Como sugiere el registro real, la noche era clara y el mar tranquilo; dos de las pocas condiciones que requiere el fenómeno. 




domingo, 29 de octubre de 2017

"Las Brujas" Leyenda


 Las historias que circulan alrededor de las brujas son diversas y muy variadas, su aspecto sombrío, su inseparable gato negro, su escoba voladora, sus pociones y hechizos, el entorno de las brujas les da un aire misterioso que desde siempre ha llamado la atención de la gente.


Existen dos tipos de posturas al respecto sobre las brujas. La primera de ellas sostiene que las brujas eran seres demoníacos que tenían contacto directo con el diablo, sostiene que eran seres malignos con poderes oscuros, también se les creía envidiosas, egoístas y malas, se les atribuía la capacidad de poder ejercer influencias sobre personas, animales y cosas. Del mismo modo que podían componer hechizos de amor, de odio, encantamientos. Como consecuencia de todo ello, la gente de la época les tenía verdadero pavor.
 La segunda dice que tan sólo eran mujeres paganas que adoraban a la noche, la naturaleza y a la luna, en vez de al Dios que apoyaba la inquisición. Por ello han terminado en la hoguera o en la horca.

Se creía que se podía llegar a ser bruja de dos formas diferentes: por herencia o a través de un pacto con el diablo, como las monjas dicen casarse con dios, las brujas según el mito se casaban con el diablo. Igual que había dos formas de llegar a ser brujas, también habían dos tipos de brujas: las “chupasangre” se les inculpaba chupar la sangre a los niños y robarlos para realizar hechizos y rituales y las “espías” éstas estaban en las calles y vigilaban y controlaban a la gente.

Lo único realmente claro es que tuvieron que pagar un precio demasiado alto  por su paganismo. Se montó una compleja maquinaria de busca y captura de las brujas allí donde se hallaran. No importara donde ni como, pero la Inquisición siempre las alcanzaba. Y aunque nunca fue demostrable que fueran satánicas, ante la duda se las quemaba vivas. Nunca tuvieron ninguna oportunidad de demostrar su inocencia. Con una denuncia o incluso habladurías de haberla visto en reuniones nocturnas, sospechosas o incluso realizar prodigios, la persona acusada era detenida y casi siempre asesinada.


En la Edad media, era usual asesinar a mujeres que eran consideradas brujas por miedo a que le hicieran algo malo a la población. Eran rechazadas y temidas por todos, aunque nunca se pudo comprobar con certeza que tipos de brujerías realizaban.
Se suponía que las brujas se reunían periódicamente para juntas entregarse a numerosas blasfemias y a otros juegos maléficos. Las nombradas debían acudir rápidamente hacia los lugares de reunión, que en general se escogían en lugares apartados; y era suposición generalizada que las brujas utilizaban el poder del diablo para desplazarse rápidamente. En resumidas cuentas, las brujas se desplazaban volando, o bien se dejaban transportar por una ráfaga de viento, o bien viajaban en el espacio y el tiempo por el solo efecto de sus poderes mágicos. En ciertos casos especiales, las brujas se servían de un ungüento mágico para poder volar. Pero la creencia más extendida, era que las brujas utilizaban una escoba para ir volando de un lado a otro. También se admitía que ellas se apoyaban en animales mágicos para desplazarse con ellos o sobre ellos, o bien que el propio diablo directamente las transportaba. En la cultura popular, la escoba era y es un atributo de actividades femeninas, y su utilización por parte de las brujas naturalmente inducía a pensar que ellas eran mucho más numerosas que los brujos. Por lo general se creía que las brujas volaban de noche, con frecuencia con luna llena, pues ambas, luna y bruja, estaban relacionadas entre sí. Esta idea posiblemente se remonta al culto de Diana. Los fieles a la diosa Diana, la deidad romana de la Luna, creían que ciertas mujeres podían volar las noches de plenilunio, cuando Diana estaba presente, y esa capacidad la desarrollaban utilizando una droga con base en un ungüento. Según ciertos especialistas, ese ungüento se preparaba mezclando  belladonna, mandragora, cicuta, nenúfar, y además agregando un narcótico. Las mujeres que se embadurnaban el cuerpo con este ungüento pronto entraban en trance, dando la impresión de haber sido transportadas al sabbat, y de esta historia precisamente viene la leyenda del ungüento mágico. Cuando la escoba de la bruja también era embadurnada con este producto, el mismo podía llegar a las partes íntimas de las brujas, lo que naturalmente tenía efectos especiales.


Se afirmaba que las brujas hacían comidas caníbales con niños, o utilizaban cadáveres de niños para preparar sus polvos y sus ungüentos mágicos. Y, según se creía en aquella época, las brujas tenían la capacidad de trasmitir el arte de la magia de generación en generación. Además, las posibilidades de los niños en relación a la caza de brujas eran importantes e incluso cruciales Y también se suponía que los entornos más importantes de las hogueras siempre estaban acompañados por extraños fenómenos en gran escala que de una u otra forma concernían a los jóvenes niños. Niños brujos fueron señalados a lo largo y ancho de Europa, y la condena de una madre por brujería hacía recaer sospechas sobre toda su descendencia. Además, y durante los juicios, las confesiones eran más fácilmente sonsacadas a los niños que a los adultos, pues era más sencillo de presionarlos y confundirlos.
En Rusia, Polonia y República Checa, según las leyendas, las brujas de noche llamadas notchnitsa, solían deslizarse durante las noches en los cuartos de los niños de pecho para pellizcarlos, morderlos e incluso chuparles sangre, pero si en esa situación un adulto intervenía, las nombradas desaparecían como por arte de magia.


Por suerte, la historia cambió y ahora estos personajes son considerados seres míticos que son solo parte de cuentos de hadas, series y películas.
Como suele pasar, muchas personas afirmaron haber visto brujas reales. La verdad es que, al igual que ocurre con los unicornios, todavía no se pudo comprobar si existen debido a que no hay pruebas concretas que lo confirme. A pesar de eso, en cierta forma, todos creemos en ellas, ¿no? Por ahora es algo que solo se sabrá con el tiempo cuando aparezcan datos más firmes.





domingo, 22 de octubre de 2017

Descarga Gratis la tercera edición de la revista anual "Historias de Halloween LCD"







Edición 1 y 2