sábado, 2 de junio de 2018

La vedad tras la desaparición de Tomas Arbe


Aquella noche se cumplía un año de la desaparición de Tomás Arbe. Cesar y Teresa estaban decididos a saber la verdad, fueron a la casa del desaparecido, allí le pidió a su novia que lo despertará en caso de verlo intentando salir a la calle, se recostó en el sofá de su amigo, eran las 2:43 de la madrugada, Cesar abrió los ojos pensando que no había funcionado, miró su reloj pulsera eran las 3:03 de la madrugada, por algún motivo que no tenía lógica para él, la hora muerta era cierta, a las 3:03 hay una extraña y misteriosa grieta que une el mundo ambos mundos, el de los vivos y el de los muertos, el aire se tornó denso, había un fuerte olor a incienso, observó el segundero de su reloj, se movía con lentitud, sentíó el cuerpo extremadamente cansado,  miró a su alrededor su novia no estaba, escuchó que alguien golpeaba la puerta, - ¡Ayuda!- Suplicó una voz femenina. Cesar intentó levantarse pero no pudo, Tomás apareció, Cesar se sintió aterrado, su corazón latía con rapidez, vio todo lo que ocurría como un espectador, a Tomas abrir la puerta, a la mujer ensangrentada arrastrándose por el suelo, luego todo fue oscuridad, podía oírse un respiración agitada junto a él, metió su manos n los bolsillo para sacar un encendedor, al prenderlo se sobresalto, Tomás estaba de pie frente él.
-          Aquí me quedó, debo rescatarla.- Le dijo.
-          ¿Tomás?.. Regresa conmigo, Teresa va a despertarme en cualquier momento.- Suplicó Cesar.
-          El sótano.- Susurró Tomás.
-          ¡No! Vamos Tomás déjala ir, o asume su muerte.- Dijo Cesar.
-          Ya es tarde para mí.- Respondió Tomás le dio un apretón a la mano de su amigo.
-          ¡Despierta!- Dijo la voz de Teresa asustada. Cesar veía de un lado a Tomás que sostenía su mano y del otro a Teresa intentando despertarlo jalándolo del otro brazo.
Cesar soltó la mano de su amigo y cerró los ojos, al abrirlo Teresa lo abrazó.
-Pensé que te perdería, no dejabas de temblar, no podía despertarte, estas frío.- Dijo Teresa aterrada.
Cesar se puso de pie y sin decir palabra alguna, fue al sótano, recorrió todo el lugar pero no había nada, la policía había revisado el sótano, ¿Qué podría encontrar allí?
-¿Qué hacemos aquí?- Preguntó Teresa.
-Tomás dijo el sótano.- Dijo Cesar.
-Espera, las casa viejas suelen tener varios subsuelos, quizás originalmente el sótano fue más grande, debemos revisar las paredes.- Dijo Teresa.
-Aquí está.- Dijo Cesar.
-¿Qué?- Preguntó Teresa.
Cesar extrajo de una caja de cartón un cuadro, era la fotografía del casamiento de Tomás e Isadora, donde se veían felices.
-          Quizás Tomás me dio la señal de que él al fin ahora está en paz con Isadora.-Dijo Cesar, tocando el cuadro, detrás del mismo había una pequeña llave pegada y tapada con papel.
-          Debes ver esto.- Dijo Teresa corriendo una alfombra.

 Había en el suelo una puerta que al parecer conducía a un subsuelo dentro del mismo sótano, Cesar colocó la llave en la ranura y abrió, un olor pareció liberarse con rapidez, allí abajo había una pequeña habitación parecía a las fosas de los cementerios, Cesar ingresó, allí encontró el cuerpo sin vida de Tomás Arbe. Tomás Arbe se había suicidado a las 3:03, ingresó a la fosa, cerró la puerta que tenía pegada un tramo de la alfombra y cortó sus venas justo en la misma hora en que Isadora murió en sus brazos dos años atrás, justo en el preciso instante en comienza la hora muerta, Cesar al saber la verdad, ayudó a su amigo a rescatar a su esposa pero no pudo salvar sus almas, asegura que en ocasiones los sueña y se despierta a las 3:03 sintiendo sus pasos, cree que Tomás e Isadora quedaron atrapados entre ambos mundos y por eso los escucha siempre a la misma hora, a Tomás Arbe le sucedió lo mismo que a Dominique Collard, su esposa lo llevo al pasado al momento de su muerte, y lo mantuvo allí eternamente manipulando el tiempo durante la Hora Muerta, Cesar Díaz decidió contar su experiencia, cree firmemente que cada vez que se lee la Historia de Tomás en la Hora Muerta, ellos caminan entre nosotros, tienen la posibilidad de salir del inframundo y caminar por el mundo de los vivos, porque gracias a que ahora conoces la verdad sus espíritus son libres mientras corre la hora en nuestro mundo, si escuchas pasos ahora no te asustes, sólo déjalos caminar por tu casa mientras dura la hora muerta.



Gracias por leer la Historia de Tomás en la Hora Muerta. Una historia de terror alternativa 
Si te gusto te pido que dejes un comentario y compartas con tus amigos.

L.C.D

No hay comentarios:

Publicar un comentario