sábado, 2 de junio de 2018

La verdad de lo que paso con Tomás Arbe


A las tres de la madrugada un sonido lo despertó, en la oscuridad abrió los ojos, miró su reloj pulsera marcaban las 3:03 de la madrugada, se levantó con rapidez, corrió hasta la puerta principal de la casa, tomó las llaves y abrió, atravesó el umbral de la puerta, cuando bajo los dos escalones para ir  a la calle, la reja se abrió,  la mujer apareció,
 - ¡Entra y cierra con llave!- Gritó Tomás.
- Ahí viene, intentó apuñalarme.- Dijo La mujer sosteniéndose el vientre.
- ¡Entra!- Gritó Tomás al ver al hombre.
Ella subió los dos escalones, miró hacia atrás y  cayó de rodillas junto a la puerta, intentó levantarse pero no pudo. Tomás comenzó a forcejear con el asesino de su esposa, lo golpeaba con todas sus fuerzas, el hombre logró darle un golpe en la ceja izquierda, Tomás cayó sobre el pasto, todo giraba a su alrededor, vio al hombre apuñalar a su esposa en la espalda mientras que ella se arrastraba al interior de la casa, luego el asesino ingresó y cerró la puerta. Tomás junto las fuerzas necesarias para levantarse, fue hasta la puerta y comenzó a grita dando golpes de puño, -¡Abre maldita sea!- Del otro lado no se escuchaba nada.
La puerta se abrió, Tomás la empujó, el living estaba en penumbras, la casa era un baño de sangre, la mujer completamente ensangrentada lo tomó del pie, – “Tomás Ayúdame”- Dijo ella y se inclinó vomitando sangre los pies de Tomás.
-          No puedo ayudarte ya estas muerta, nada de lo que haga va a evitarlo…- Dijo acariciando el cabello de su esposa
-          Mi amor…Mi Isadora… te asesinaron hace dos años, has muerto en mis brazos una vez más, al fin viaje en el tiempo para salvarte pero no pude, te prometo que te salvaré...- Susurró tristemente Tomás, luego se sintió mareado y con deseos de vomitar, se recostó en el suelo junto a ella, sus ojos se perdieron en lo de Isadora, besó sus fríos labios, tomó su mano y se desmayo.

A las tres de la madrugada un sonido lo despertó, en la oscuridad abrió los ojos, miró su reloj pulsera marcaban las 3:03 de la madrugada, se llevó las manos hacia los ojos para frotárselos, se sentó, bostezó con toda la boca abierta y volvió a escuchar aquel sonido, era como si alguien estuviera golpeando muy despacio la puerta, seguido una voz exclamó –“Necesito ayuda” aquella suplicante voz femenina logró arrancarlo del sueño, -"Isadora"dijo entre susurros, entendió que realmente habia viajado en el tiempo, lo que estaba sucediendo era real, estaba despierto…



Gracias por leer esta Historia si te Gustó te pido que dejes un comentario y que compartas con tus amigos.

L.C.D

No hay comentarios:

Publicar un comentario