viernes, 1 de diciembre de 2017

La leyenda de Grýla "Monstruo Navideño"


Grýla es uno de los Monstruo s más temidos por niños en navidad, es uno de los seres folclóricos más antiguos, si no el que más, de la mitología islandesa. Un gigantesco y terrorífico monstruo que vive en las montañas de Islandia, que en Navidad coge su saco y baja a los pueblos en busca de niños que se hayan portado mal.
La leyenda de Grýla se ha utilizado para asustar a los niños islandeses durante siglos…
 Los niños islandeses saben  que deben portarse bien durante todo el año o de lo contrario podrían acabar siendo la cena de Grýla, una gigantesca criatura mitad troll mitad animal que cada año, y únicamente por  navidad, baja de la cueva donde habita para secuestrar y guardar en su saco a todos los niños que han sido desobedientes.
A pesar de que pasa la mayor parte del tiempo en la montaña, donde se esconde en una cueva imposible de localizar, es capaz de distinguir que niños han tenido un mal comportamiento y cuáles han sido obedientes a quienes la Grýla los ignorará totalmente, e incluso aunque entre en sus casas a buscar a alguno de sus hermanos, nunca los tratará de atrapar ni los devorará, porque fueron obedientes.
Esta criatura que a veces es descrita como una ogresa, otras como un gigante y en algunas ocasiones se afirma que tiene sangre de trol, tiene un gusto especial por los niños que se han portado mal, ya que al parecer tienen un mejor sabor. Una vez que los detecta no duda en devorarlos vivos en sus camas si tiene demasiado hambre, aunque habitualmente  lo que suele hacer es guardarlos en un saco para llevarlos a su guarida donde los cocina vivos para hacer un rico estofado que se comen ella, su mascota y su marido.
Por este motivo se recomienda a los niños que se arrepientan de corazón por todo el mal que han hecho y todas las veces que han desobedecido a un adulto. Ya que si Grýla los mete en el saco, la única forma que tendrán de escapar, será llevar un objeto punzante o una pequeña navaja escondida con la que hacer un agujero en el saco por el que poder huir y de esta forma salvar la vida, si ella no logra alcanzarlos nuevamente.
Grýla ha atormentado a los niños en Islandia desde hace cientos de años y su nombre ya se menciona en la Saga Íslendiga y la Saga Sverre que datan del siglo XIII. Si bien no fue hasta el siglo XVII cuando se asoció su figura con la Navidad. Es tanto el temor que tienen los niños islandeses a esta criatura que en 1746 se declaró un decreto que prohibía aterrorizar a los niños  con Grýla.
Los padres islandeses advierten también sobre el gato Yule, si se portan mal este gato visitará para ser sacrificados y utilizados de alimento para criaturas del infierno, aunque este Gato no solo ataca a niños sino a todos, grandes y niños.
La leyenda de Grýla aparece en muchas historias, poemas, canciones y obras de teatro islandesas, y aunque en algunas de dichas historias Grýla muere al final, sigue aterrorizando a niños en la actualidad.
Grýla se casó tres veces, y se dice que su tercer marido, Leppalúði, se fue a vivir con ella a una cueva en los campos de lava de Dimmuborgir, con sus trece hijos, los 13 Jólasveinar y el gran Jólaköttinn. En 1746 se declaró un decreto público que prohibía el uso tanto de Grýla como de los Jólasveinar para aterrorizar a los niños.

La leyenda de Grýla aparece en muchas historias, poemas, canciones y obras de teatro islandesas, y aunque en algunas de dichas historias Grýla muere al final, sigue aterrorizando a niños en la actualidad. Curiosamente, en el 2010 un diario digital satírico estadounidense, The Onion, culpaba a Gryla de la Erupción del Eyjafjallajökull.



“Los 13 hijos de Gryla” Jólasveinar



Los Yules Lads, o los chicos Yule son trece trolls, hijos de Gryla, que a diferencia de su madre no comen carne humana, pero si castigan a los niños que se portan mal además de mover cosas de lugar o robarlas. Actualmente estos seres se han convertido en la versión islandesa de Santa Claus y dejan regalos a los niños en sus zapatos durante las últimas trece noches antes de la víspera de Navidad. Cada noche, un muchacho Yule visita a cada niño, dejando regalos o patatas podridas, en función de su conducta durante todo el año.
Los Jólasveinar se originan en el folclore islandés. Al principio, su número y representaciones variaban mucho dependiendo de la ubicación. En cada región podían ser desde simples bromistas a monstruos homicidas que comen niños. En 1932 el libro de poesía “Jolin Koma” también incluía un poema dedicado a ellos, el poema “Jólasveinarnir”. El poema reintrodujo en la sociedad islandesa el folklore Yuletide y estableció lo que ahora se considera los canónicos trece Yule Lads, sus personalidades y la conexión a otros personajes folclóricos (Gryla y el Jólaköttinn).
Este  “monstruos de la Navidad” nos recuerdan que siempre hay momentos oscuros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario