domingo, 1 de enero de 2017

Jack El Destripador “El asesino serial más famoso”


Como salido de una novela de terror, imaginamos a este destripador como un hombre que desde las sombras asechó a mujeres para darles una muerte aterradora, protegido por la oscuridad de la noche en las calles de Londres, Jack es el asesino en serie más conocido y famoso de la historia, este personaje real, ha sido fuente de inspiración para muchos otros asesinos seriales, para la literatura y para el cine etc. Esta fama se la ganó por el halo de misterio que abordó, por las tantas preguntas sin respuesta que ha generado, sus crímenes fueron famosos porque nunca lograron capturarlo.

Quizás sea el responsable de cinco muertes solamente, debido a que se tratara de una persona mayor, de alguien que se fue del país, de alguien con poder económico o político, en las ultimas investigaciones, expertos creen que Jack el destripador podría haber sido una mujer ser una mujer, ¿a que se debe su fama?
Cometió sus  crímenes en 1888, principalmente en el distrito de Whitechapel, en el East End de Londres, así como en las áreas empobrecidas de los alrededores.
El citado apodo tuvo su origen en una carta escrita por alguien que se adjudicaba los asesinatos bajo este alias y, como resultado de su difusión por los medios de comunicación, dicho nombre pasó a ser conocido por la sociedad en general.
A pesar de ello, varias fuentes consideran que el aludido documento se trató realmente de una broma de mal gusto elaborada por algún periodista, en un intento de aumentar el interés en la historia y, al mismo tiempo, tal vez armar un escándalo. Otros alias con los que también es conocido el homicida son  El asesino de Whitechape



Quizá el verdadero motivo por el que ha pasado a la historia y se ha convertido en leyenda, haya sido que hizo que Scotland Yard, la central de policía más famosa del mundo en aquella época, fuera el hazmer reír del mundo entero, mucho más que la cantidad de crímenes cometidos. Lo cierto es que durante algo más de un año, en las calles del suburbio londinense de Whitechapel y aún en el resto de Londres, reinó el terror.
El pánico y el escándalo que levantó este asesino fue tal, que la propia reina Victoria intimó al Ministro del Interior a que resolviera el caso con rapidez.

Con frecuencia, Jack el Destripador es descrito como un asesino inteligente, eficaz, burlón, astuto, frío y obsesionado por el asesinato. Los ataques que se le atribuyeron, involucraron a mujeres prostitutas de barrios pobres y tenía un modus operandi distintivo, que consistía en la estrangulación, degollamiento y mutilación abdominal,  la extracción de los órganos internos de al menos tres de las víctimas, llevó a pensar que el asesino tenía conocimientos anatómicos o quirúrgicos.

 Por otra parte, los rumores de que los asesinatos estaban relacionados entre sí se intensificaron entre septiembre y octubre de 1888, período en el que apareció una gran cantidad de misivas escritas por uno o varios sujetos anónimos, enviadas a Scotland Yard y a los medios, uno de los textos, recibido por George Lusk del Comité de Vigilancia de Whitechapel, incluía medio riñón humano preservado,  supuestamente de una de las víctimas. Debido al carácter extraordinariamente brutal de los asesinatos y el enfoque que los medios de comunicación les dieron a los mismos, el público creyó que en verdad se trataba de un único asesino: Jack el Destripador. La amplia cobertura que la prensa le otorgó a dichos eventos provocó que alcanzaran notoriedad a nivel internacional. Una investigación sobre los asesinatos en Whitechapel cometidos hasta 1891 no pudo resolver con certeza si todos los crímenes se conectaban con los asesinatos en 1888; para entonces, la leyenda de Jack el Destripador comenzaba a solidificarse.
Debido a que los homicidios jamás fueron resueltos, las leyendas en torno a ellos se convirtieron en una combinación de investigación histórica genuina, folclórica, y pseudo histórica. Desde entonces, se tiene constancia de más de un centenar de teorías sobre la identidad del Destripador, mientras que los acontecimientos han influido en múltiples obras de ficción literarias, cinematográficas y artísticas.

Las Victimas


Tanto los investigadores de la época como los que les siguieron, han tenido discrepancias importantes. Mientras que la prensa y la creencia popular atribuyen en aquellos tiempos un total de 14 asesinatos, las investigaciones oficiales, tanto de la época como posteriores, indican que tal vez fueran entre 5 y 7 la cantidad de víctimas.
El primer asesinato “oficial”, fue cometido el 31 de agosto de 1888. Poco antes del amanecer, su cadáver fue hallado por dos transeúntes,  en la calle Buck's Row, actual calle Durward, Whitechapel,. El cuerpo presentaba un profundo corte en la garganta que casi la había decapitado; el brazo derecho también aparecía casi separado del resto del cuerpo; la frente había sido despellejada y le habían cortado la nariz; presentaba un largo corte en el abdomen, del cual habían extraído varios órganos, algunos de los cuales habían desaparecido y otros, el hígado y los intestinos, habían sido depositados a los pies de la víctima; a ambas piernas le habían quitado los músculos y habían sido depositados junto al cuerpo con la nariz y ambos senos.
El cadáver de la infortunada mujer solo pudo ser reconocido algunos días después, cuando fue identificado por su padre y su ex-marido. Se trataba de Mary Ann Nichols, una mujer de 42 años madre de 5 hijos, la que, tras echar a perder su matrimonio como consecuencia del alcohol, se había dedicado a la prostitución.
Sin embargo, dos asesinatos a prostitutas ocurridos el 6 y el 11 de agosto también le fueron atribuidos, aunque las investigaciones más serias coinciden en que debió tratarse de otro u otros asesinos, debido a la falta de coincidencias en el modo de operar. Una de ellas había sido apuñalada 39 veces, mientras que la otra había muerto producto de un fuerte golpe en la cabeza y le habían introducido un objeto en la vagina.

El sábado 8 de septiembre, poco antes del amanecer, se halló el cuerpo de Annie Chapman, la segunda víctima, en la puerta de un patio trasero de la calle Hanbury Stree, en  Spitalfields una mujer de 45 años de edad, alcohólica y prostituta, quien había perdido a su familia compuesta por su esposo y tres hijos, algunos por enfermedad y otros en accidentes. Su cadáver presentaba una herida en el cuello similar a la de Mary Ann Nichols, habiendo sido casi decapitada. No presentaba signos de haber ofrecido resistencia. Su abdomen, al igual que en el asesinato anterior, había sido abierto, posiblemente con un pequeño y afilado cuchillo, similar al que empleaban los cirujanos. Sus intestinos habían sido extraídos de la cavidad abdominal y colocados junto al cuerpo. También habían removido la vejiga, la vagina y el útero, órganos que no se encontraban en la escena del crimen. El asesino había colocado junto al cuerpo y en perfectos orden, un cepillo de dientes, un peine y un pañuelo,  Durante la investigación policíaca, un testigo dijo haber visto a Chapman a las 5:30 a.m. con un hombre de cabello oscuro y de aspecto andrajoso aunque gentil.

El 30 de setiembre, se hallaron dos cuerpos, el primero era el cadáver de Elizabeth Stride, su cuerpo estaba en Dutfield's Yard, actual calle Henriques—, Whitechapel.una prostituta de origen sueco, quien había perdido a su familia en un accidente naval. En esta ocasión, la única herida que presentaba el cuerpo de la víctima, era el corte en la garganta, similar al de las otras dos víctimas. La falda de la mujer había sido levantada, pero no presentaba otras señales de violencia. Se estima que en esta ocasión, el asesino no había tenido tiempo de completar su trabajo, quizá porque estuvo a punto de ser descubierto.

El segundo  cuerpo sin vida de Catherine Eddows de 46 años de edad, de profesión prostituta,  encontraron el cadáver de Eddowes en Mitre Square, en la City de Londre. Como las anteriores víctimas, afecta a la bebida, fue encontrado en la mañana del 30 de setiembre de 1888. También degollada, su cuerpo presentaba las mismas incisiones en el vientre que las dos primeras víctimas. Sus intestinos aparecían junto al cuerpo, y habían extraído, entre otros órganos, uno de los riñones.
Un vecino del lugar, Joseph Lawende, que había pasado por la escena del crimen acompañado de dos amigos poco antes del homicidio, describió haber visto a un hombre rubio de aspecto andrajoso junto con una mujer que podría haber sido Eddowes. No obstante sus amigos no pudieron avalar tal descripción. La policía encontró una parte del delantal ensangrentado de Eddowes en la entrada de una casa en la calle Goulston, Whitechapel. En la pared donde estaba tirado, justo encima, estaban escritas unas palabras que implicaban a judíos. Sin embargo, no pudo determinarse si el propio asesino había escrito tal consigna, o si se trataba de algo meramente incidental.

El 9 de noviembre, la joven de 25 años llamada Mary Jane Kelly, apareció muerta en una habitación que rentaba, en Miller's Court, calle Dorset, Spitalfields, a las 10:45 a.m.  Mary Jane, al igual que todas las demás mujeres asesinada, se dedicaba a la prostitución. Este crimen fue mucho más violento que los anteriores, habiendo sido herida en muchas partes. Las mutilaciones fueron mayores que en los casos anteriores. Luego de este horrendo homicidio, Jack el destripador desapareció.

Un aspecto característico en todos los asesinatos canónicos es que fueron cometidos durante la noche, y en un fin de semana o un día antes, en la primera o en la última semana del mes correspondiente. Cada homicidio era más severo que el anterior, excepto por el de Stride cuyo atacante podría haber sido interrumpido. El cuerpo de Nichols no tenía ningún órgano, el de Chapman carecía del útero y el de Eddowes no contaba con el útero ni tampoco un riñón. Su rostro estaba desfigurado al igual que el de Kelly, que no tenía el corazón.
Kelly es ciertamente considerada como la última víctima del Destripador. Se piensa que después de ese crimen, el asesino cesó su actividad ya sea porque falleció, o porque fue encarcelado, internado en alguna institución, o simplemente emigró. No obstante, la investigación policíaca incluyó otros cuatro homicidios más en su expediente de Whitechapel, que ocurrieron después de los cinco canónicos ya descritos anteriormente.
El cuerpo de Rose Mylett fue hallado en Clarke's Yard, de la calle High ubicada en Poplar, el 20 de diciembre de 1888. La víctima había sido estrangulada, pero el cadáver no tenía ninguna señal de forcejeo. Por lo tanto, se llegó a la conclusión de que Mylett pudo haberse ahorcado accidentalmente mientras estaba en estado de ebriedad, o se suicidó.
Aunque no hubo una respuesta objetiva para el caso, el jurado investigador lo catalogó como un homicidio. El siguiente asesinato ocurrió seis meses después, el 17 de julio de 1889. Se trataba de Alice McKenzie, quien había fallecido a causa de una herida en la arteria carótida izquierda. Su cuerpo, hallado en Castle Alley, Whitechapel, tenía varias contusiones menores y algunos cortes. Aunque Thomas Bond, uno de los forenses que examinó el cadáver, consideró que se trataba de una víctima más del Destripador, el forense George Bagster Phillips, que había analizado los cuerpos de las pasadas tres víctimas, rechazó esa hipótesis. Algunos escritores que han redactado sobre el tema se muestran divididos respecto al asesinato de McKenzie: unos piensan que podría haber sido otro individuo que imitó el modus operandi del Destripador para despistar a las autoridades, o si efectivamente había sido cometido por él.
El torso de la calle Pinchin, como su nombre lo sugiere, era un torso sin cabeza ni piernas de una mujer no identificada, encontrado bajo un arco ferroviario en la citada calle, ubicada en Whitechapel, el 10 de septiembre de 1889. Es probable que el homicidio pudiera haber sido perpetrado en cualquier lugar, mientras que los restos del cuerpo desmembrado habrían sido dispersados para deshacerse de ellos.


El misterio de Whitehall

Fue un término usado para referirse al descubrimiento del torso decapitado de una mujer el 2 de octubre de 1888, en el sótano de la nueva sede de la Policía Metropolitana, construida en la calle Whitehall. Un brazo perteneciente al cadáver había sido encontrado previamente flotando en el río Támesis cerca de Pimlico, mientras que una de las piernas se halló enterrada cerca del lugar donde se encontró el torso. Las otras extremidades y la cabeza nunca aparecieron, por lo que el cuerpo jamás pudo ser identificado. Las mutilaciones eran similares a las del caso de la calle Pinchin, en donde las piernas y la cabeza fueron cortadas, pero no los brazos. El misterio de Whitehall, junto con el caso de la calle Pinchin, podría formar parte de una serie de asesinatos denominada "Los misterios del Támesis", perpetrados ambos por un solo asesino en serie, apodado «Homicida del torso». Es discutible, aún hoy, la cuestión de si Jack el Destripador era la misma persona o si se trataba de diferentes asesinos en serie activos en la misma región. Ya que el modus operandi de este último difería en parte al del Destripador, la policía descartó relacionar estos últimos casos con los canónicos.
 Elizabeth Jackson, una prostituta cuyas extremidades fueron recogidas del río Támesis entre el 2 y el 25 de junio de 1889, podría tratarse de una víctima más del Homicida del torso. John Gill, un niño de siete años de edad, fue hallado muerto en Manningham, Bradford, el 29 de diciembre de 1888; sus piernas presentaban heridas, mientras que el abdomen había sido seccionado y sus intestinos sacados del cuerpo. No se encontró ni su corazón ni una de sus orejas. Las similitudes con el caso de Mary Kelly llevaron a la prensa a especular que el Destripador había asesinado al chico.El empleador de la víctima, el lechero William Barrett, fue arrestado en dos ocasiones acusado del asesinato por evidencias circunstanciales, sin embargo al final fue puesto en libertad. Aparte de él, nadie más fue procesado en torno al caso.


La creencia de que estos asesinatos fueron cometidos por el mismo individuo proviene de documentos posteriores en los que se les relacionó entre sí, al mismo tiempo que se excluía a otros. Tanto la policía de la época, como investigadores posteriores, nunca pudieron develar la identidad del homicida ni su paradero.
Varios hombres fueron los detenidos en esos momentos, pero todos debieron ser liberados ante la falta total de evidencias que los vinculara con los crímenes. Posteriormente, muchas fueron las hipótesis que se manejaron, barajándose varios nombres, aunque ninguno con pruebas suficientes que los vincularan con los horribles asesinatos. Se creyó que se trataba de un médico o un carnicero, debido a la precisión de los cortes. Se dijo que había sido un peluquero y otra versión habla de que posiblemente se tratara de un artista. Algunos, inclusive, llegaron a especular con que se trató de un miembro de la familia real. Sin embargo, las pistas más firmes indicarían que posiblemente se tratara de un miembro de la policía. Resulta sospechoso que, cuando a quien se encontraba en el tercer lugar en el escalafón de la policía le adjudicó la responsabilidad de la investigación, los asesinatos cesaron.
Sin embargo, ninguna de las versiones cuenta con las pruebas necesarias para determinar la verdadera identidad de quien, en su momento, fue la pesadilla de la policía de Londres, el terror de las prostitutas y una gran fuente de noticias para los periódicos de todo el mundo.

Las brumosas y oscuras callejuelas de un barrio bajo de Londres y la silueta de un hombre elegante y bien vestido, han sido una fuente inagotable para las novelas, las películas y el teatro de todos los tiempos. Su fama se convirtió en leyenda, tanto por la crueldad de los homicidios, como por el misterio de la identidad del asesino.


Si te Gusto esta entrada podes compartirla en tu muro o facebook o darme un like.

Eternas Lunas

L.C.D





2 comentarios:

  1. Hola Lucila.
    Te felicito por tu blog y por el muy buen post sobre Jack the Ripper.
    Si desearas más información sobre este tema del cual publiqué varios libros (por ejemplo:https://books.google.com.uy/books/about/El_Animal_M%C3%A1s_Peligroso.html?id=NYqzDAAAQBAJ&redir_esc=y ) con gusto te la envío si me escribes a gabpombo@gmail.com

    Saludos cordiales

    Gabriel Pombo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias si me daré una vuelta para leer gracias saludos

      Eliminar